Mi nombre es Marcela Caratozzolo de formación Ingeniera Agrónoma (UBA). Nací en 1966 en el barrio de Flores. Crecí y sigo viviendo en la ciudad de Buenos Aires.

Esta historia comienza cuando Pili (mi hija) me invitó a rescatar caracoles, espiar hormigas y a detenerme ante el perfume que anuncia la lluvia. La recuerdo pequeña, repleta de rulos, ojos enormes, diciendo a media lengua: “¿Sentís? ¿Sentís el olor? Parece que va a llover… Me encanta la lluvia”.  Para mi fue una invitación a detenerme y recordar mi amor por la naturaleza y las infancias…

Junto con la llegada de Pilar había comenzado a trabajar en GESER (Grupo de Estudios sobre Ecología Regional). Una organización dentro de la cual, aprendí a diseñar y gestionar proyectos ambientales, amar el monte  y a respetar el trabajo campesino. Allí escuche por primera vez los conceptos de ecología social, comercio justo y consumo responsable, paradigmas que marcaron el resto de mi recorrido.

Este fue el impulso para escribir un proyecto de educación ambiental dedicado a las infancias. Así nació en el 2005 el Centro Interactivo de Ciencias (CIC). Lo imagine como un espacio abierto, lúdico e inclusivo, con locación en un espacio verde público de mi barrio, el Parque Avellaneda que cuenta con una gestión asociada entre vecinos y gobierno. El CIC (como lo llamábamos) fue premiado por el Fondo para la Cultura y las Ciencias de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y se incorporó al GEMA un grupo de vecinos que trabajaba en medioambiente, coordinado por el Sr. Manlio Landolfi  naturalista aficionado.

Sábado tras sábado, niños, niñas y sus familias, se reunían para explorar el parque. Recolecciones, herbarios, lupas y más lupas. Fue un tiempo hermoso durante el cual, vecinos y amigos volvíamos a nuestras infancias acompañando a otras infancias a descubrir la naturaleza por primera vez. Al poco tiempo nos empezaron a visitar escuelas y el proyecto seguía creciendo gracias a personas entrañables que lo apoyaron de manera incondicional  Manlio Landolfi, Marcelo y Cecilia Da Rocha, Norma Gorosito, Lidia Nakache, Anja Mocker  y muchos más de quienes solo recuerdo sonrisas y entusiasmo.

Y si bien para el parque siguió siendo el CIC,  cuando me propuse replicarlo en otros espacios, el nombre me resultaba incómodo y hasta pretencioso. Porque finalmente la potencia de la propuesta estaba en un concepto simple: conectar con la naturaleza. Y para lograrlo alcanzaba con una bolsita, andar sin reloj y  una pequeña lupa.

Fue Ximena Tobi hoy Directora de SemioticaStudio quien me acompaño a poner en palabras estas ideas y lograr una identidad: “Lupa Verde, Explorar para Aprender” y como parte de este mismo proceso seguí estudiando y me especialicé en Educación Ambiental en la Universidad del Comahue.

En el camino conocí gente muy talentosa y generosa, así Lupa Verde se convirtió en una plataforma desde la cual poner en marcha otros proyectos: talleres a niñas y niños, capacitaciones a educadores, el desarrollo de una plataforma propia de educación a distancia (e-learning), desarrollo de productos como morrales y kits de exploración, así como también asesoramientos. En algunos casos fueron presencias de marca para WEBER y PepsiCO. En otros casos trabajamos para escuelas de gestión privada como Nuestra Sra. de la Misericordia, Santa Etnea, Northlands. En este tiempo Alejandra Campos y Amalia Hermitte tuvieron un rol fundamental. También trabajamos en Escuelas de gestión pública del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y acompañamos campañas de sensibilización para cooperativas de recuperadores urbanos como Reciclando Sueños.

Ya con este nombre en el 2012 ganamos el primer premio dentro de la categoría “Competencias Emprendedoras” como parte del programa de formación de Emprendedores de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero sin dudas hubieron proyectos que representan verdaderos hitos y que vale mencionarlos:

  • “Dinos en la Playa” auspiciado por Banco de la Nación Argentina. Fue Néstor Ibelli gerente de Marketing y en ese momento Director de la Fundación Empretec, quien creyó que se trataba de una propuesta valiosa para una presencia de marca con contenido educativo y el Banco decidió financiar dos temporadas en las playas Marplatenses. En este proyecto  Guadalupe Vyleta Ilustradora, tuvo un rol fundamental. No solo en la gráfica, la comunicación sino también en el armado del equipo.
  • Lupita Verde salva la Tierra”  una obra de teatro y títeres acompañada por talleres. Surge como resultado de una alianza con la compañía de teatro de títeres “Los Salvatierra” fue también auspiciada por el Banco de la Nación Argentina para formar parte de Tecnopolis y Temaiken. En este proyecto también participaron Eva Mastrogiulio como Ilustradora y Diseñadora Gráfica. y la Arq. Cecilia Da Rocha  en el diseño y gestión de infraestructura.
  • Lupita Verde salva la Tierra” visita tu escuela. Luego esta obra la convertimos en una puesta itinerante con la cual visitamos cientos de colegios de la ciudad de Buenos Aires. Y más tarde fue seleccionada y apoyada por el programa de Mecenazgo, impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
  • “Los Villa Verde”  El primer proyecto editorial de Lupa Verde. Un suplemento junto a Guadalupe VyletaNaida Jazmin Ochoa, ambas talentosas ilustradoras, diseñamos para un diario de Santiago del Estero.
  • “Lupita y la Sorpresa” mi primer libro junto a  Eva Mastrogiulio. Una verdadera aventura autogestiva que dimos forma a través de la plataforma para desarrollo de fondos IDEAME. Un título que hoy forma parte de la colección Ecorrelatos de la Editorial Nazhira.
  • Colección Ecorrelatos junto a la Editorial Nazhira. Es una colección que aborda desde una mirada amorosa y sensible temas como los alimentos, los residuos, cuidado del entorno y el respeto por la vida.  Es el resultado de un trabajo en equipo en donde junto a Eva Mastrogiulio le damos vida a un universo que hoy cuenta con cuatro títulos : “Lupita y la Sorpresa” “Mucha Basura”, “Abrazados” y “El cumpleaños de Perrot” más una guía de actividades.
  • “Colección AMIGOS” Un proyecto editorial solidario impulsado por XD Soluciones Gráficas y que realizamos junto a la Ilustradora Vanessa Zorn. Se trata de una colección que hasta el momento cuenta con tres  microrrelatos en un formato lúdico que se arman como banderines. Estos fueron soñados para que acompañen infancias internadas. Educadores como los que nuclea Espacio Inicial o la Fundación Huerto los Ayamanes nos apoyaron con acciones concretas para su multiplicación.

Siento que el diseño de proyectos educativos vinculados a las infancias y el ambiente, me permite expresar mi esencia. Y si algo puede aprender de las infancias, fue a disfrutar del recorrido y desarmar prejuicios.

Finalmente esta soy yo, Marcela en Lupa Verde.